Desafíos del Estado de Puebla en Movilidad y Espacio Público

El Estado de Puebla tiene una población aproximada de 6 millones 168 mil 883 habitantes en un territorio de 34, 309 kilómetros cuadrados con un total de 217 municipios (INEGI, 2015).

En 2010 a nivel nacional apenas existían 59 Zonas Metropolitanas, a partir de la Encuesta Intercensal del 2015 la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano  (SEDATU) reconoce 74 Zonas Metropolitanas. El estado de Puebla comparte  Zona Metropolitana con el Estado de Tlaxcala.

Por 18 municipios del Estado de Puebla y 20 del municipio de Tlaxcala se estructura la cuarta Zona Metropolitana más importante del país en términos poblacionales. 

Las metrópolis, por su gran concentración de población, constituyen un enorme reto para el ordenamiento del territorio y el desarrollo urbano, e implican un gran desafío para entender y atender, en su caso, su vulnerabilidad ante desastres provocados por fenómenos naturales y antropogénicos. INEGI, CONAPO, SEDATU, 2018

La movilidad del Estado de Puebla

Cada 27 horas muere una persona a causa de la violencia vial en este estado. La violencia vial se resume a todos los acontecimientos que ocasionan agravios a la integridad física de personas en movimiento o que se desplazan por el sistema vial de una urbe.

De acuerdo con el Informe sobre la Situación de la Seguridad Vial en México la tasa de mortalidad tuvo un incremento en las personas que de desplazan a pie, tanto hombres como mujeres.  En esta entidad existen aproximadamente 1,419,604 vehículos que conforman el parque vehicular, vehículos que en ocasiones son conducidos por personas que no fueron correctamente licenciadas para manejarles.

La violencia vial que acontece en el sistema urbano poblano se basa, entre algunos otros factores, en la  desatención en el proceso de facultar a las personas en la correcta conducción de vehículos. Obtener una licencia en Puebla es un mero trámite. El examen no es práctico y el examen teórico es deficiente. Como un mero trámite de recaudación el examen de conducir en esta entidad cuenta con unidades móviles que desplazan por las ciudades para otorgar este «servicio».

La capital poblana, como centro de la metrópolis, así Tehuacán, Atlixco, Tepeaca y Huejotzingo son los cinco municipios con mayor número de defunciones según el modo de transporte que usan las personas que perdieron la vida (usuarios). Siendo peatones u ocupantes de vehículos los que mayormente mueren en los hechos de tránsito.

Captura de pantalla 2019-05-15 a la(s) 11.15.46.png

La economía familiar se ve mermada por la violencia vial. El gasto familiar que  se  destinen transporte alcanza el 17.23%. Un sistema fallido, peligroso y costoso.

Mientras tanto,  los costos de un sistema de movilidad que no ha sido atendido de manera integral ha generado que los propios gobiernos municipales tengan que asumir egresos cada vez mayores. 

Los municipios con el mayor número de defunciones en Puebla por tipo de usuario son: la capital, Tehuacán, Atlixco, Tepeaca y Huejotzingo. 

Captura de pantalla 2019-05-15 a la(s) 11.15.46

Se ha invertido en movilidad. De manera prioritaria en la movilidad del vehículo privado automotor. El presupuesto estatal sigue aplicándose de la misma manera: repavimentación, ampliación de vías de comunicación, segundos pisos, desniveles y más obras que acentúan nuestra dependencia al uso del automóvil como sociedad. Y que además buscan aminorar la congestión vehicular a corto plazo, sin embargo a mediano y largo plazo el tráfico vuelve, aumenta y el congestionamiento regresa.

Lo contrario a esto inversión es la Red Urbana de Transporte Articulado la cual ha sido la única variedad dentro del sistema alcanzando $4,525 millones de pesos (PROTRAM).  Aunque la red no está completa ha sido uno de los mejores sistemas por el tiempo de ejecución pero que sigue teniendo diversas fallas en la operación. Quienes utilizan el sistema RUTA sabrán que la saturación del sistema es una constante así como los tiempos de espera pueden superar las estimaciones iniciales y las unidades de la línea uno que cada vez se encuentran más deficientes.

Poco se ha invertido en el transporte público del estado en general. Mientras que el INEGI reportó que el 38% de los viajes al trabajo en la entidad se realizan en transporte público así como 26% de los viajes a la escuela. Detrás de este primer lugar en el reparto modal están los viajes a pie. Un 32% de los viajes al trabajo se hace a pie y un 63% de los viajes a la escuela también. 

Sin embargo  ni la inversión estatal ni los recursos federales que aplica el estado aterrizan en inversión para estos modos de transporte u otros de mayor beneficio ambiental. 

Más cifras:

Puebla es el estado en segundo lugar per cápita en áreas peatonales, el séptimo en gasto federal en ciclovías y el quinto lugar en gasto per cápito en espacio público.

Toda esta información la pudimos conocer gracias al documento de la SEDATU #AnatomíaDeLaMovilidad en México

Pero también conocemos por la experiencia del laboratorio en la puesta en marcha de políticas públicas que han habido diversas fallas institucionales en la implementación de proyectos de movilidad y espacio público que mejoren las condiciones de vida de la población. Un intento fallido en espacio público han sido los Barrios Smart que tuvieron una gran intención pero fallaron en la incorporación de criterios indispensables de diseño urbano como la conectividad y la accesibilidad universal. Además no contaron con procesos de participación e involucramiento ciudadano que ayudaran a generar espacios de referencia en el estado. 

Es notable la falta de coordinación entre las pocas áreas de movilidad en los gobiernos locales con el gobierno estatal. Los proyectos del gobierno del estado no han sido puestos en marcha en real colaboración con los gobiernos locales. La supervisión propia de las áreas que componen la Secretaría de Infraestructura y Transporte en ocasiones se anula en sus propias direcciones y departamentos.

Desafortunadamente en Puebla aún no existe una Ley de Movilidad que permita adelantar hacia políticas de movilidad urbana sostenible cuyos beneficios podamos respirar, caminar, sentir y disfrutar.

Aún siguen una serie de hábitos que están dañando el tejido urbano directamente de actores públicos o técnicos que tienen intereses económicos dentro del sistema de movilidad, lo cual genera que los procesos de transformación hacia mejores hábitos se desarrollen de manera más lenta o se detengan.

En cuanto instrumentos de planeación el  Banco Mundial junto con la SEDATU elaboraron un Plan de Transporte No Motorizado en 2015 que ayudaría a mejorar las condiciones de inseguridad vial que vivimos cada día, pero que además aliviaría la carga a la atmósfera que están ejerciendo diariamente los vehículos automotores y sobre nuestra propia vida. El desafío está en la voluntad política.

Una ciudad que cada vez le genera más estrés a las personas por: el congestionamiento (tráfico), los accidentes (hechos), las distancias largas, el tiempo perdido en el auto, la vida sedentaria y las conductas violentas.

Los efectos de un sistema de movilidad ligado a la dependencia del uso del auto están costando vidas todos los días. Esto es algo que se necesita cambiar.

Por esta razón nos sumamos con colectivos del estado a la llamada hacia los candidatos a la gobernatura este 16 de mayo a las 15:30 horas en Profética – Casa de la Lectura. Citamos a todos a firmar esta agenda para poder mejorar las condiciones de movilidad y espacio público en Puebla.

La imagen puede contener: texto

 

La imagen de cabecera es de @Gis_Mendez – Urbanista especialista en Movilidad 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: