Espacio público en movimiento. Modernización del Transporte en Puebla.

Mejorar el sistema de transporte público requiere de un análisis, diagnóstico y mejora a cada uno de sus elementos. Cuando un sistema orgánico presenta malestares que repercuten en su funcionamiento y calidad, es necesario rastrear aquellos elementos patógenos que le han llevado al colapso o deterioro. Esto mismo sucede con el sistema de transporte en la cuarta ciudad más importante de México y el resto del estado de Puebla.

En este post exploramos lo que se ha avanzado en la Modernización del Sistema de Transporte (MST).

¿Cómo se propuso la modernización?

Inicialmente, la política de movilidad se fortaleció a través de la estructura orgánica del Gobierno de Puebla y ganar jerarquía por la creación de la Secretaría de Movilidad y Transporte, que se desagregaría de la Secretaría de Infraestructura, logrando con esta medida la creación de nuevas áreas y la consolidación de algunas ya existentes.

El plan para la MST que desarrolla el Gobierno del Estado de Puebla a través de la Secretaría de Movilidad y Transporte supone diferentes estrategias, algunas de ellas encaminadas a la infraestructura, otras centran su atención en la operatividad y finalmente las más importantes se enfocan en la experiencia de viaje de las personas usuarias.


El sistema enfermo.

Durante décadas, el Sistema de Transporte Público en el Estado de Puebla ha manifestado problemas de gestión, organización, administración, planeación y evaluación, siendo el último punto una acción debilitada por parte de los diferentes sectores de la sociedad: publicó, privado y social.

El Sistema de Transporte Público, lejos está de ser únicamente un servicio, es plenamente una estructura base para que las ciudades y regiones del estado funcionen y logren competitividad; su operación depende de lograr corresponsabilidad entre autoridades, consecionarias, conductoras o conductores de las unidades y personas usuarias.

Este sistema presenta severos daños en cada uno de sus componentes, siendo la principal preocupación en la opinión pública: la inseguridad en los viajes.

La inseguridad en el transporte público.

El desarrollo urbano de la ciudad de Puebla ha traído consigo la consolidación de 3 Zonas Metropolitanas: Puebla – Tlaxcala, Tehuacán y Teziutlán. Conociendo el número de habitantes basta para suponer la importancia del reto en la política de transporte público; en la Puebla – Tlaxcala se identifican aproximadamente 2 millones 941 mil 988 personas, la de Tehuacán 344 mil 603 habitantes y la de Teziutlán 131 mil 786 habitantes (INEGI, 2015). De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública, en Puebla se cometieron un millón 635 mil 590 delitos que afectaron a un total de un millón 248 mil 977 víctimas, es decir, la tasa de concentración de víctimas fue de 1.3 delitos por víctima.

El espacio público y el transporte son los escenarios más vulnerables.

El delito más frecuente de acuerdo con la misma encuesta ocurre tanto en los espacios públicos como en el sistema de transporte público, la tasa ascendió a 12 mil 401 delitos por cada 100 mil habitantes, seguido por la extorsión y el robo total o parcial de vehículos.


La planeación urbana y el antecedente histórico.

En 2011 se consolidó el primer Programa Sectorial de Movilidad Urbana Sustentable de la Zona Metropolitana de Puebla; el cuál trajo como resultado el modelo de sistemas de troncales y alimentadoras, a partir de Autobuses de Tránsito Rápido (Bus Rapid Transit), los cuales han culminado hasta la línea número 3 de las 6 previstas, entre 2011 y 2018. Lo que ha resultado indispensable es la creación y estimación del reparto modal.

El reparto modal es un muestreo de la forma en la que los territorios se mueven, la importancia de este dato es vital, pues permite diseñar, organizar, planificar, implementar y evaluar políticas de movilidad y transporte, infraestructura, equipamientos, servicios básicos y construcción de modelos de movilidad y desde luego seguridad urbana y rural.

El fenómeno delictivo en el transporte público ha tenido enfoques diversos y patógenos históricos que han dado como resultado su estado actual de gran deterioro.

Históricamente, la conformación de un área operativa y de supervisión del transporte público fue el Departamento de Tránsito que operaba a nivel municipal. Mientras que eran pocos los trabajos de creación y producción de instrumentos de planeación en materia, el sistema de transporte público pasó en la década de los noventas cargo del Gobierno del Estado de Puebla; lo que tuvo consecuencias positivas y negativas.

Centrando la atención en las negativas, el crecimiento urbano disperso, desconectado y distante de las ciudades poblanas (Díaz, 2011) propició el aumento en la demanda del servicio de transporte público ocasionando el otorgamiento de concesiones para la administración y dotación del servicio hacia la respuesta de cobertura.

Las estimaciones del crecimiento en las concesiones otorgadas entre 1990 y 2000 se fue reduciendo hasta el 2019. Sin embargo el crecimiento no fue proporcional a la calidad del servicio, siendo la usuaria o el usuario el menor beneficiado en materia. Entre 2012 y 2018 se otorgaron 712 concesiones para unidades tipo Van, 12 tipo Midibus, 154 tipo autobús y 38 de tipo mixto.

Retomado de Poblanerías.

Además de aquel antecedente, las Zonas Metropolitanas se encuentran en desinformación. Apenas la ciudad capital cuenta con el único Instituto Municipal de Planeación y posee un instrumento normativo y regulatorio de Movilidad y Transporte; el municipio de Atlixco, por ejemplo posee un Plan Sectorial de Movilidad Sustentable, sin embargo el instrumento aún presenta rezagos en la interpretación del paradigma de la movilidad, pues centra su atención en el desplazamiento más que en la habitabilidad. Ambos instrumentos contienen líneas de acción vinculantes al actuar del transporte público, pero aún siguen desatendidas.

Estrategia 1. Equipar unidades de transporte público con tecnología móvil para mejorar la seguridad de las personas usuarias.

La primera de las acciones hechas en 2019 fue emitir un Acuerdo para todo el transporte público. El Secretario de Movilidad y Transporte, José Guillermo Aréchiga Santamaría, ordenó que todas las unidades que prestan servicio de transporte público estén equipadas con cámaras de video-vigilancia, botones de alerta ante alguna emergencia (robo, accidentes u otros) y conectado en vía remota (GPS) al Sistema de Seguridad Pública (C5). Consulta el acuerdo emitido aquí.

¿Qué logra equipar a las unidades?
Uno de los primeros síntomas que padece el Sistema de Transporte Público, es la vulnerabilidad ante los sucesos delictivos, sin embargo existen diversas raíces que dan como fruto el estado de vulnerabilidad. Equipar permite monitorear por ello al contar con un sistema mejor monitoreado y que brinde información sobre el comportamiento de las unidades en el territorio, el Estado puede visualizar el recorrido sanguíneo de este sistema; es decir; conocer tiempos de traslado, permenencia, tráfico entre otros.

Desde noviembre de 2019 a octubre de 2020 se cuenta con un total del 40% del parque vehicular del sistema de transporte público equipado y conectado a los sistemas de seguridad. De un total aproximado de 12,000 unidades, arriba de 5,000 unidades ya iniciaron el proceso de equiparse para brindar mayor seguridad (SMT, 2020).

Tal y como en el espacio público, cuando el transporte público lleva más ojos y un mayor equipamiento, la seguridad tiende a disminuir. A partir de este sistema no solo se han podido detectar robos sobre el transporte público, también patrones y comportamientos delictivos, así como mejorar el seguimiento y la aprehensión de personas que delinquen en las unidades.

Estrategia 2. Monitoreo de las Unidades de Transporte Público.

Gracias a la conexión de las unidades al Centro de Supervisión Digital de la Secretaría de Movilidad y Transporte, la calidad de los viajes, las velocidades, los recorridos y otros comportamientos pueden ser medidos y evaluados. El monitoreo diario que realiza el Centro Digital también permite corroborar el comportamiento de las operadoras y los operadores del servicio de transporte.

https://puebla.gob.mx/index.php/noticias/item/1588-monitorea-smt-que-transporte-publico-cumpla-con-la-sana-distancia


Estrategia 3. Supervisión y sanción de las Unidades Irregulares.

El pirataje de unidades de transporte es una realidad que ha sido contemplada dentro de las fallas estructurales del sistema, por ello la Secretaría de Movilidad y Transporte promueve acciones de supervisión en las 32 Regiones del Estado que establece el Plan Estatal de Desarrollo. Lo anterior sirve para identificar las irregularidades en la prestación del servicio y el exhorto al cumplimiento de lo establecido en los instrumentos legales.

https://twitter.com/MTGobPue/status/1326928466420371458

Estrategia 4. Mejorar la experiencia de viaje mediante aplicaciones móviles.

Imagen

Gracias a la transición que viven las sociedades hacia el uso de tecnologías móviles, en Puebla, las personas pueden estimar sus viajes y conocer las rutas de transporte público que pueden comunicar sus destinos. La aplicación Moovit firmó un convenio de colaboración con la Secretaría de Movilidad y Transporte con la finalidad de brindar certeza en cada uno de los viajes que realizan las personas usuarias del sistema de transporte.

Moovit, es una aplicación que además de ayudarte a conocer las redes de transporte público en las ciudades de Puebla, también te ayuda a estimar el tiempo que te tomará realizar tu viaje.

Este tipo de software, permite el monitoreo y la detección de los principales centros atractores y expulsores de viaje, elementos esenciales para mejorar la planeación urbana y la atención de servicios e infraestructura.

Estrategia 5. Cobertura para horarios nocturnos: Transporte Nocturno

El programa Piloto de Transporte Nocturno que se implementa para el Área Conurbada de Puebla, conecta a los municipios de: Puebla, San Andrés y San Pedro Choula, Amozoc, Cuautlancingo y Coronango a partir de 6 rutas radiales. Dichas rutas brindan proximidad a las Zonas de Atención Prioritaria declaradas a nivel Federal en 2020.

A pesar de que el programa pausara su operatividad entre marzo y noviembre del 2020, con motivo del Buen Fin, se reactivó.

Imagen
Zonas de Atención Prioritaria 2020 y cobertura del Sistema de Transporte Nocturno

La modalidad nocturna del transporte ya ha sido motivo de los post de este laboratorio. Si quieres conocer como este y otros ejemplos le han apostado en materia consulta:
https://laboratorioespaciopublicomexico.wordpress.com/2019/12/03/transporte-publico-nocturno-ciudades-que-nunca-duermen/?fbclid=IwAR17wCT8ndm–s0iG72JCnu6RIU41n7pxM1Ub58-8X8a5JvoSzv2H_QhqQE

Conclusión y retos venideros:

Los patógenos que enfrentan los diversos componentes del sistema de transporte público llevan arraigadas varias décadas, lo que motiva a mejorar la calidad en discernimiento para la realización de análisis más profundos que deriven en tomas de decisiones más concretas que brinden a la experiencia de las personas usuarias condiciones de: accesibilidad universal, seguridad pública y vial, confort, legibilidad y continuidad en cada uno de los viajes.

A manera de conclusión, uno de los retos principales en la modernizaicón de este sistema de transporte será la cooperación entre los diferentes sectores de la sociedad. El nivel de involucramiento de cada uno de sus componentes permitirá dotar de flexibilidad la toma de decisiones que aceleren la mejora integral del sistema: Personas usuarias, operadoras, concesionarias, representantes y autoridades.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: